Vacunaciones sistemáticas en cuestión

¿Son realmente necesarias?
Juan Marín Olmos discute un sistema vacunatorio que cuenta con el respaldo económico de los grandes laboratorios y un sistema de publicidad que a nivel mundial vitupera a quienes se atreven a cuestionarlo.
Este trabajo se aparta del binomio vacunados/no vacunados, e investiga la desigualdad, las guerras, la pobreza, la falta de inversión en infraestructura, la ausencia de agua potable, la mala alimentación, como causa de enfermedades; queda claro que al instaurar la vacunación sistemática, los Estados deciden invertir recursos en comprar vacunas a los laboratorios en lugar de mejorar la calidad de vida.
El negocio es redondo: cada ciudadano se convierte en un cliente al nacer.
Marín Olmos nos enseña a diferenciar entre eficacia, que significa elevación de anticuerpos; y efectividad que se refiere a la comparación de la incidencia de la enfermedad entre población vacunada y no vacunada. El sistema evita esta comparación, para que no nos enteremos de que no son tan efectivas ni, sobre todo, tan inocuas.
Este sólido y al mismo tiempo ameno texto se adentra en los detalles de un sistema vacunatorio controvertido para todos los investigadores sin conflicto de intereses.